Érase una vez una Primavera lluviosa, lenta, fría y sin olas en la que una chica a la que le gustaba surfear y no podía, encontró por casualidad una actividad de la que se enamoró y la que cambiaría su vida…

El primer cojín que cosió a mano uniendo trozos de tela fué frente a una chimenea de un día gris, y fue así como, sin saberlo, comenzó una bonita historia que la acompañaría y la realizaría más de lo que nunca se hubiera podido imaginar.

Si unimos su afición a reutilizar materiales y objetos ya inutilizados y el hecho de estar siempre rodeada de muestrarios de materiales y telas por su profesión como interiorista, surge Mío Amano, un proyecto que nace de la casualidad, la imaginación y el disfrute de crear cosas nuevas a partir de otras que en teoría ya no tienen ningún valor.

Mio a mano es imaginar, crear, disfrutar y reciclar.
Mio a mano es casualidad, dedicación, cariño e ilusión.

Captura de pantalla 2020-09-16 a las 15.54.43
×